El año lo cerramos en "El Guayabo" - Chincha con "RATSODIA"

Nosotros despedimos el año haciendo lo que mejor sabemos: Teatro. 
Así que, al aparecer la oportunidad de viajar al Guayabo en Chincha, no dudamos en decir: ¡SÍ!.

La consigna era llevar una obra de teatro para una actividad (Chocolatada Navideña) organizada por nuestra querida Nachi Bustamante. Y, como nuestras "ratas" son todo terreno, llevamos: "RATSODIA" al Guayabo. 

La fecha: Miércoles 28 de Diciembre. La hora de salida: 10:20am. La empresa de transporte: Turismo Jaksa. ¿Cómo llegar a Turismo Jaksa?: Nadie del equipo sabía. Con una compañera que recién llegaba de Chiclayo -y que se perdió en el camino-, más los otros 3 en un TaxiBeat saliendo desde Barranco "paseamos" durante una hora y media por Plaza Manco Cápac, Av. México, Jr. Montevideo para finalmente regresar a la Plaza Maco Cápac y darnos cuenta que, efectivamente, la empresa Jaksa quedaba en un local junto a otras tantas empresas.

Con calor, hambre y apuro subimos al bus. Tres horas de viaje en la carretera al sur y en los televisores "Rápidos y Furiosos 7". Cuando por fin llegamos a Chincha, no sabíamos que nos esperaban 40 minutos más "de paseo" en un taxi para llegar a El Carmen, exactamente a la casa de Zeus.


Eran aproximadamente las 3:15p.m y cuando nuestros estómagos pensaban desintegrarse logramos llegar la casa de Zeus. Allí nos esperaba la verdadera CARAPULCRA CON SOPA SECA, una jarra de cebada y amabilidad en abundancia.



A las 4:00p.m llegamos a la I.E 22658 de el Guayabo. Nachi y sus compañeros nos recibieron con mucho amor, mostraron las instalaciones y puso a disposición lo que fuera necesario para la función. ¡A prepararnos, se ha dicho!. Mientras tanto Christian Aquije se encargaba de animar y hacer divertidos concursos para que el respetable no se desespere.





¿Ratas listas? ¡LISTAS!. Casi 200 personas con ganas de ver teatro, algunas por primera vez se disponen frente a nosotros, con ganas, con ansias, con apertura. Nuestra carismática Ale se encargó de ordenar a los niños y dar el santo y seña para que comience la función.






Aunque antes de comenzar se ordenó al público, la emoción era tanta que cada que podían los niños se acercaban más y más a nuestras ratas Contra todo pronóstico se logró terminar la función sin mucho desorden y con el corazón pleno por el nuevo lazo creado con el público del Guayabo.



Ese mismo día teníamos que regresar a Lima. Camino a la carretera el sol se despide junto con nosotros de este día inolvidable. Y como salido de na película, aparece Don "Carpeta" con su carro del año 70, quien muy amablemente nos dejó en el mismo terminal. Sin duda, un cierre de año hermoso.






RATAS EN ÑAÑA

No es domingo pero ha salido el sol. Son las 12:32p.m y una miniván blanca, Verónika -quien hizo el primer contacto con nosotros y es la responsable de que ahora estemos viajando a Ñaña- nos recoge desde nuestra Casa de Barranco.

A medida que avanzamos en pleno Paseo de la República, los claxon ya no incomodan, pareciera que son parte de una comparsa que nos despide alegremente deseándonos buen viaje y mucha mierda.
Según lo estimado, el viaje debería durar de una a una hora y media. Sin embargo, el buen Jhonatan, a lo Meteoro, nos hizo llegar en media hora a nuestro destino: Universidad Peruana Unión (UPeU). Resulta que somos el grupo invitado para la Noche Cultural “ARTFACIHED” de la Facultad de Ciencias Humanas y Educación (FACIHED).

Ya en las instalaciones de la UPeU, el delicioso olor que sale de la fábrica Unión seduce nuestro olfato y nos hace salivar. Literal, es una ciudad universitaria. Cuenta con un colegio, viviendas para los docentes y sus familias e internado para los estudiantes que deciden quedarse allí. Los buenos tratos y el cariño han llegado en cantidades exorbitantes.

Almuerzo delicioso junto a Vero y Kersty, nuestras acompañantes oficiales. Paseo por las instalaciones de la Universidad, lugar con una geografía particular. Una geografía que en lugar de destruir, integra la naturaleza con la humanidad. Un claro ejemplo es ´La Mansión´, lugar de ensueño, con garzas, patos y mucha (MUCHA) vegetación donde descansamos e hicimos nuestro primera parte del proceso de digestión. La segunda parte la hicimos caminando cuesta arriba de un cerro que se encuentra también en la UpeU. Luego, la presentación a los docentes y entrevista para los estudiantes de comunicación. Todo esto, en suma nos hizo sentir “importantes”, estrellas de un teatro –como bien dice Karlos- del Rock



  





Aquí, hacemos pausa un momento, y es que tenemos que contar cómo comienza este romance. Es que tanta atención tiene que ser -solamente- generada por el amor. Resulta que Verónika, junto a otros compañeros de la carrera de Comunicación, hace poco tiempo atrás tuvo como tarea hacer una entrevista a un personaje o institución que ellos consideren importante y con repercusión cultural. Es así que sumergiéndose en las profundidades de la Red se topó con EspacioLibre y su Casa en Barranco. No lo pensaron dos veces y vinieron en mancha a buscar a Diego La Hoz. Ese mismo día se reponía en nuestra Casa después de casi un año “Paréntesis”. Obra que pertenece al repertorio del grupo y que marcó una nueva etapa en el mismo. No pasó ni cinco minutos para que el romance aparezca, nos cuentan que realmente se sintieron acogidos y queridos. Modestia aparte, eso es un plus que tenemos en Casa. El amor explotó después de ver “Paréntesis” y con el conversatorio después de la función estaban convencidos de que querían tenernos en Ñaña. Nosotros felices aceptamos y quedamos a la espera. La espera no tardó tanto y a las dos semanas ya estaba todo concretado. Éramos los invitados especiales dentro de la celebración de su facultad. La obra elegida para compartir con ellos fue: “RaTsodia, oda para curar el insomnio”. Desde ese día el entusiasmo nos visitaba cada tanto porque ninguno del equipo había viajado antes a este distrito. 



Ahora que ya es público este romance, se puede continuar. El tiempo pasó volando, cronos no cree en nadie y de pronto ya iban a ser las 6:00p.m tuvimos que apresurar algunas preguntas de la entrevista y acelerar el paso hasta el Auditorio “Agustín Alva y Alva”. Por suerte, se había realizado un previo reconocimiento de espacio y luces. Todo estaba advertido para comenzar aproximadamente a las 7:00p.m


En el auditorio nos enteramos que la función iba a transmitirse en vivo por Facebook y que hasta cámaras iban a proyectar RaTsodia por dos pantallas grandes. Sin duda, había que retribuirles tanto cariño con una muy buena función. Previo a nosotros, desfilaron por el escenario el conjunto de clarinetes del Conservatorio de Música UPeU, dos guitarristas, y hasta declamadores de Vallejo y Bécquer.
A las 8:30p.m las personas se acomodaron en sus butacas y aguardaron al canto primero de nuestras Ratas. Las risas cómplices, la atención e incluso el silencio fueron el termómetro para saber que todos disfrutaron la función. Por si acaso, nos visitara la duda, el aplauso largo y generoso del final confirmó nuestra impresión. Las preguntas de los moderadores del evento nos hicieron concluir la noche reafirmando el valor de nuestro trabajo. Y es que si vivimos de esto es porque el valor del teatro es que a pesar de todo aún hay motivos y vale la pena estar de pie.








Gracias a la vida y al teatro que nos regaló un día largo, cansado y hermoso. Probablemente, cabe la posibilidad -y la esperanza-, de volver a la UPeU con nuestro LITEL (Laboratorio Itinerante Teatral EspacioLibre). A la espera estaremos y mientras tanto ya en casa andamos disfrutando los productos de la fábrica Unión que Wilma Villanueva, la Decana, muy amablemente nos regaló y es la razón por la que en nuestros desayunos ahora pensamos en Ñaña (y sonreímos un poco más).




ANIVERSARIO RECOLECCIÓN: 17 AÑOS DE ESPACIOLIBRE

Hace poco, hemos celebrado nuestros 17 años de grupo en EspacioLibre. Más de 6 210 días de trabajo constate y 24 horas diarias dedicadas a nuestro quehacer teatral. Es que estamos convencidos de que hay que apasionarse.

Julio –al que le llamamos– Mes de RECOLECCIÓN, nos permitió reunir nuestras experiencias pedagógicas, creativas y de intercambio que a lo largo de estos años hemos ido consolidando. A partir de allí reunimos diferentes voces que comulgan con nuestro pensamiento; ese que se fortalece con cada paso.

Así, en la primera semana: Repertorio repusimos “El Otro Aplauso” hace mucho que nos pedían volver a ver esta entrañable obra que junta a dos actores yéndose de gira por el interior de un país que no podía dormir. A pedido del respetable se decidió hacer 3 funciones para que no se queden con las ganas. 


Segunda semana, Puentes nos visitó Laura Martin del grupo hermano: El Baldío Teatro de Argentina. Laura presentó dos de sus trabajos: “Polenta con Pajaritos” -estrenado en nuestro IV Encuentro del Barranco- dirigido por Antonio Célico, un recetario propio de la actriz con sus técnicas y formas de hacer teatro dentro de su grupo El Baldío; un recorrido de 30 años sobre las tablas. “Ruleros… para la resistencia”, primer trabajo dirigido e interpretado por la misma Laura Martín. Ella le dio vida a una escritora que entra en el infinito universo femenino. Una puesta que nos hizo reír y reflexionar sobre el amor y las relaciones de pareja a través del humor. 


Esa misma semana nos fuimos a Comas. Aquí nos reunimos con los compañeros de Teatro Grecia para conversar sobre “Teatro y experiencias con la comunidad”. Acompañó a Diego La Hoz, José Torres y Laura Martín.

A partir de la Tercera Semana: Takicardia, comenzaron las exhibiciones públicas de nuestros nuevos creadores. Seres entusiastas que nos acompañan y son parte de nuestro Espacio De-Formación. Así arrancamos con “Las increíbles aventuras de Don Silencio” muestra final de los estudiantes de “Takicardia: Iniciación actoral contra la ansiedad”. Con escenas de nuestro cotidiano, se reflejan, sensaciones, pensamientos o deseos que muchas veces no decimos y se quedan allí punzantes en la mente. El ruido y sus circunstancias. ¿Justicia para todos? ¿Desinterés? En una ciudad que se multiplica, seguir a la masa o ir contra ella no significa gran diferencia ¿O sí?...



Asimismo, esa semana mostraron los estudiantes de “Alqui-ritmia: teatro para niños, niñas y adolescentes” los creadores más pequeños de Casa. Tres niñas que tenían muchas ganas de hablar de las adicciones prepararon en una taza de baño su poción. Un brebaje que les permitiría aguantar un día de trabajo, colegio o simplemente estar en casa: “Cafe-ina” Y, es que, actualmente tenemos un ritmo de vida en donde vivimos en y con cafeína constante. Nos resuena aún la pregunta... ¿A qué otras cosas seremos adictos sin darnos cuenta? ¿Lo comestible, lo bebible, lo visible, lo audible?


Cuarta Semana: Alquimias, los estudiantes del curso “El (Des)concierto de la Palabra: Escritura creativa para la escena” tuvieron el reto de reunir sus textos producidos en las clases y montarlo en 12 horas. Se convocó a 3 actrices y 1 actor (estudiantes de años anteriores de EspacioLibre) para acompañarlos en ésta vorágine creativa. El resultado: “Y..el verbo se (des)hizo”. Una trama aparentemente absurda que dio vida a un padre reptiliano y una cena navideña muy peculiar. Muchos aún no saben cómo se logró reunir y montar dos obras colectivas en tan corto tiempo, pero he aquí la magia del teatro, la constancia y el compromiso. 



Quinta y última semana: Laboratorio, los integrantes de “Liberac(c)iones” se sumergieron en el Universo de Amarilis. Es así como nace “Ultramar” la primera mirada de este panorama que más allá del romance empalagoso entre una Huanuqueña mestiza y Lope de Vega existe una denuncia importante hecha en 1621, y que a la fecha aún flotan restos de ese naufragio.


Es así como se cerró un mes de trabajo y alegría que quisimos compartir con los compañeros, hermanos y visitantes de nuestro Espacio.

¡Lo logramos! Un año más juntos, gracias por subirse a la bicicleta, gracias por ser parte de nuestra historia. Gracias a La Tarumba, Antonio Célico, Laura Martín, El Baldío Teatro, Natalio Diaz, Karina Carrera, Shessira Chuqui, Diego Chumpén, Carolina Sánchez, Victoria Torres, Dharma Aldana, Isabella Campos, Emilia Contreras, Priscila Arévalo, Fito Bustamante, Alexandra Jiménez, Eliana Fry-García Pacheco, Rocío Casaverde, ALbertt Corvacho, César Vera, Erick Weis, Germán Unocc, Franchesco Casquino, Diego La Hoz, Karlos López Rentería, Jhuliana Acuña y Javier Quiroz.